Ayer, aprovechando la visita de una amiga americana, Marisa, la llevamos a un típico restaurante español ( osea, un Macdonalds, je,je ) y  le enseñamos Barcelona desde el Parc Guell, obra del genial Gaudí. Cogí mi 28 1.8 mm y, sin especial propósito artístico, intenté hacer algunas tomas variadas donde apreciar la versatilidad de dicho objetivo, así como el bonito bokeh ( o desenfoque ) que da sin tampoco tener la necesidad de abrirlo al máximo de diafragma, y eso a pesar de ser un angular. Podemos apreciarlo, por ejemplo, en la imagen de la escalera mecánica y en otras de exterior donde podemos desenfocar el molesto fondo lleno de gente . También mantiene muy buen detalle al contraluz así como una excelente resistencia al flare que me va muy bien para hacer fotos de baile con la luz natural.

Ya he hablado en otra ocasión de esta pequeña gran óptica que el es el 28 1.8 de Canon. No es un objetivo serie L, principalmente por su construcción no tan hermética ni robusta como cabría esperar de dicha serie. Pero su calidad óptica es excelente y combina muy bien con el 50 y el 85. Últimamente es la principal combinación de focales que voy utilizando para reportajes de boda. Como ya he dicho en otras ocasiones, es una focal que contextualiza un poco más que su elitista hermano mayor  el 35 1,4 L al ser más angular y, como podéis comprobar, no deforma mucho, a no ser que te acerques bastante al sujeto ( pero lo mismo pasa con el 35 ) y se puede corregir en postprocesado manteniendo más el contexto ( ideal para tomas durante la ceremonia ).

Para los que quieran analizar las aberturas y demás están disponibles los datos Exif con las imágenes.

Voy ultimando trabajos y podré próximamente publicar interesantes posts de fotos de estudio y otros,

Muchas gracias por seguir nuestro blog.

SHARE
COMMENTS

Muy lindas fotos, la de vuestra amiga a contraluz (antepenúltima) se lleva mi premio. GENIAL!

Unas fotos estupendas, y está claro que sabes sacar partido a ese 28, como te dice Esther las focales fijas son una maravilla.

Está claro que para imágenes de calidad a todos los niveles las focales fijas son la respuesta. Y conste que soy de las del 24-70, 16-35 y 70-200, pero al pan, pan y al vino, vino 😉
Sinceramente este post tuyo me lo ha confirmado 🙂
Y por cierto, las fotos estupendas, claro ;)))

La verdad es que el 28 da juego. Y esa apertura a 1.8…. Me gusta.