Leía esta mañana en La Contra del diario La Vanguardia una entrevista a Carlos Checa, experto piloto de motociclismo, la siguiente respuesta a una pregunta referente a un percance durante una carrera:

p:- “Usted estaba concentrado en la competición y lo demás era secundario…

 

r:- La verdad es que en esos momentos tu instinto toma el control de tus actos… porque los reflejos son inteligencia instantánea, razonamientos concentrados en décimas de segundo, y los concentras gracias a horas y horas de entrenamiento: son automáticos, sí, pero también fruto de mucho raciocinio y método.”

Y pensé : pero que bien ha descrito este hombre lo mismo que pienso yo acerca del fotógrafo de bodas, especialmente si buscas la espontaneidad con ciertas dosis de creatividad al captar momentos irrepetibles que duran centésimas de segundos.

Como fotógrafo intento más que solamente documentar disparando miles y miles de instantáneas. En mi caso, al educarme en la época de la película e incluso de trabajar en medio formato donde como máximo cada 30 fotos tenías que cambiar el carrete, he interiorizado en mi ADN fotográfico el instinto de, en fracciones de segundo intentar acertar con la foto que estoy buscando y solo apretar el “gatillo” cuando la tengo en el visor, con el encuadre, la composición y la luz que deseo. No trabajo casi nunca en modo ráfaga. Es una obligación autoimpuesta para no bajar la concentración y que, pese al nerviosismo adrenalítico momentáneo, me genera unas satisfacciones bárbaras cuando al revisar el trabajo veo que se han colmado mis expectativas.

Repito, así es como yo trabajo, ni mejor ni peor que otras maneras de trabajar, solo diferente, pero es la que me funciona instintivamente en cada curva o adelantamiento “boderil”.

Muchos fotógrafos que admiro trabajan de diferentes formas en cuanto a técnica ( la concentración seguro que es la misma ) y, en realidad, lo que cuenta siempre es el resultado. Ahí están sus impresionantes fotografías para confirmarlo y quiero aprender de ellos y abrirme a nuevas formas de trabajar, por eso estoy deseoso de asistir a un workshop del excelente Daniel Aguilar que va a impartir en Barcelona en Marzo. Creo que a día de hoy todavía quedan plazas libres y estoy seguro que va a valer mucho la pena.

Durante años he asistido a varios workshops o talleres de fotógrafos de moda y de publicidad pero nunca a ninguno de bodas y he querido que el primero sea de alguien con un trabajo impresionante pero con una manera de trabajar diferente a la mía en varios aspectos, pues de qué me sirve ir a un seminario a que me digan cosas que ya conozco. Quiero aprender y mejorar, y eso solo es posible abriendo la mente a diversas maneras de ver las cosas y Daniel tiene mucho a enseñarme en ese aspecto.

Si algún profesional que lea esto, quizás con inquietudes similares a las mías, todavía está dudando de apuntarse, que no lo dude ni un segundo más, apúntate, y allí nos veremos junto con otros excelentes compañeros.

El instinto es genial, y a mi me salva muchas veces de infinidad de situaciones límite. Pero se puede seguir educando, es más, se debe educar constantemente…en eso estamos.

Gracias por seguir nuestro blog.

SHARE
COMMENTS

Uy, Manolo, al día siguiente de colgar este post ya se acabaron todas las plazas. De todas maneras, si hay muchos más interesados igual se organiza otro workshop. Daniel tiene esta página Dawake donde va informando de los talleres. Estate atento a ver si hay novedades.
Un saludo,Natan

Instructivo artículo.

Por cierto Natan ¿donde puedo informarme al respecto del workshop de Daniel? me interesaria tener opciones de asistencia.

Vaya fotografías que hace Daniel Aguilar, me encantan!!! Son atrevidas y algunas incluso descaradas, me encanta como capta los momentos que como tu dices quizás solo duren unas décimas de segundo. Espero que disfrutes en su workshop! Saludos Natan.

Uau!!, Joan…la Fórmula 1 de la fotografía, je,je…me ha encantado que alguien ajeno al mundo de la imagen profesional y con bellas palabras empiece a apreciar lo realmente difícil que es hacer fotografía de bodas…poco a poco, a ver si conseguimos que muchas personas se den cuenta y así se empiece a valorar más tan difícil tarea. Gracias por tus palabras, Joan.

Como siempre tus posts invitan a la reflexión sobre le trabajo del fotografo. En este caso y como cliente tuyo en sesiones de estudio me ha sorprendido el planteamiento sobre la necesidad del uso del instinto en los reportajes de boda. Desgraciadamente y creo que durante mucho tiempo la vision de la fotografia de bodas ha sido la de un negocio en donde los albumes seguian cliches mas o menos estandarizados y donde los ingresos se obtenian de la venta de las fotos de los invitados… ah… Fulanito es fotografo de bodas…”que aburrido”. Por tanto no me parecia que ir a fotografiar una boda fuera un ejercicio de riesgo. Tu post indica lo contrario… y evidentemente ahora me parece que lo “aburrido” es una sesion fotografica de estudio donde hay tiempo para pensar, planificar, corregir… y donde la preparación de los elementos permite mas margen de maniobra.
En una boda hay muchos elementos incontrolables…la emoción del momento, la espontaneidad de los invitados, los nervios de los protagonistas, todo el conjunto es una puesta en escena donde el azar provocara momentos únicos e irrepetibles. El fotografo debe estar ahi con los 5 sentidos, su instinto debe anticiparle cuando va a pasar “algo” para poderlo captar en su maxima esplendor, aunar técnica, pasion, estilo, y naturalmente concentración máxima para no perder detalle. Complejo, dificil, exigente….mmmm….Cada boda por tanto es un nuevo reto…Aquello que me parecia una disciplina poco compleja resulta que es la formula 1 de la fotografia. La proxima vez que vaya a una boda me fijare naturalmente en la novia, pero tal vez tambien en el fotografo… si esta a punto de caerse a un lago para obtener una instantanea con un angulo imposible o me lo encuentro en el suelo cual bailarin de “breakdance” jugandose el pellejo es que vamos por buen camino. Sera que sigue su instinto… y no el basico. Felicidades por tus posts, siempre interesantes y llenos de sentido comun. Saludos y un abrazo.

Hace tiempo en Vegas escuchaba a un amigo decir que el arte de prepararse es aun mas importante que los minutos que pasas en la boda, lo que te da esa seguridad de saber que hacer y como hacerlo en tan poco tiempo es todo el tiempo que uno le dedica a la practica! Gracias por compartir Natan!

Pues de alumnos a alumno, Daniel : seguro que el taller será todo un éxito, no tengo ninguna duda, allí nos vemos, trae energía Wedrocker a España y nosotros te daremos un poco de la nuestra, que aquí también tenemos de sobras.

Precioso post, me encantan tus reflexiones sobre lo divino y lo humano de la fotografía nos veremos en ese worshop.

que rico es cuando encuentras la manera verbal de expresar lo que se hace en tu trabajo. mil gracias por compartirlo Natan, y por otro lado, te aseguro que Dany te va a dar el 110% de lo que tiene. es una de las personas mas entregadas, apasionadas que conozco, pero para mi su mejor virtud como maestro es la claridad mental que tiene.

saludos!
DJ

Wow que reflexión mi amigo!! Agradezco mucho tus palabras y tu entusiasmo, yo al igual que ustedes soy también un alumno de la foto y espero que mis vivencias que les comparta les sean de gran utilidad. Muchas gracias!!

Muy interesante esta, vuestra reflexión sobre el instinto.. y el caso es que el workshop de Daniel también me parece interesante, pero es un desatino el haberlo planificado en fin de semana, pues en Marzo algunos ya hemos comenzado la nueva temporada.. así que mucho me temo que me quedo sin ir, pues no puedo estar en bcn en un workshop y en zgz en una boda 🙁
Disfrutarlo por mí!

A mí me pasa lo mismo. Como también empecé en esto de la fotografía allá por el pleistoceno y como tenías que optimizar el tamaño del carrete, cuando hacías una foto era “la foto”. Por eso ahora también me cuesta acostumbrarme al disparo en ráfaga, aunque sea necesario en ocasiones precisamente para no perder “la foto”, que con la tecnología digital es paradójicamente más complicado conseguir (problemas de foco que nunca antes experimenté en las cámaras analógicas)

Yo asistí al taller de Fer Juaristi en Barcelona a primeros de año y, siendo Daniel uno de los Wedrockers como Fer, estoy convencida de que no te va a decepcionar. Disfrútalo y absorbe todo lo que puedas de él. Son gente muy especial 🙂

Un abrazo 😉

Cierto, Fran, a veces coincido con tus planteamientos y otras no, pero siempre es positivo saber opiniones de todos y expresar libremente las propias, como tu haces en tu blog regularmente. Así se aprende, creo yo, y por eso siempre eres bienvenido en estas páginas así como yo soy bien recibido en las tuyas. No lo he dicho nunca, pero precisamente no coincidir con algunos de tus enfoques ( pese a admirar tu trabajo que es muy bueno y profesional ) me hizo empezar mi blog. Solo por eso ya mereces mi respeto.
Yo he “crecido” desde entonces y espero seguir haciéndolo gracias a observar a todo el mundo, pues todos pueden aportar algo interesante tanto a nivel profesional como personal.

Así es, uno llega a dejar el control a lo más profundo de nosotros, como un piloto automático que se dedica a gestionar lo técnico mientras el corazón toma el mando y puede dedicarse de pleno a inspirarse, a crear, a sentir.

La fotografía de bodas para unos pocos es más que un negocio, más que un arte incluso. Algunos la vivimos, y lo más hermoso es que sólo tiene sentido si se comparte; como todo lo verdadero en la vida.

Gracias Natan por tus fotos y tus palabras!! Tú sigues las mías, yo también sigo las tuyas, de verdad. Cuidate!