Recuerdo que hace un par de años, a principios de noviembre ( a poco de empezar la andadura de este blog ) deseoso de calibrar las sensaciones que mis fotos merecían por parte de otros compañeros, así como buscando contraposiciones en forma de comentarios en algunos posts, me decidí por enviar un e-mail a varios colegas con el enlace al blog demandando su sincera opinión.

No cabe decir que pocos, acaso un par, respondieron.

De entre éstos recuerdo uno que se limitó a contestarme : “Me parece un trabajo muy comercial

Desde aquí quiero agradecer su sinceridad, aunque también lo hice a nivel particular en su día. Por otra parte, entiendo que en el 2009 todavía había entre la comunidad fotográfica la idea de que si alguien tenía un blog era para exponer su faceta más personal y experimental y no tanto como una útil herramienta de promoción. Ahora esa percepción ha variado sustancialmente gracias a la abundancia de blogs con ese fin, pero todavía me ronda por la cabeza el siguiente razonamiento :

¿ Por qué hay que enfrentar lo personal a lo comercial ?

Como sabéis yo hago desde hace muchos años fotografía de publicidad. ¿ Quiere decir el que no aparezcan ahora fotografías de ese tipo en el Blog que he dejado de hacerlas ? No, ni mucho menos, sólo que mis trabajos de publicidad sí que los considero muy técnicos, comerciales y poco personales. Esto no implica que no esté orgulloso de ellos, pero no los veo tan interesantes como para ponerlos en el blog, aunque sean para empresas tan importantes como La Piara o Miguel Torres, por citar dos de los últimos realizados.

Sin embargo, lo que aparece en este blog, las fotos de embarazo, de bodas, books a particulares, fotos de niños y parejas, os puedo asegurar que salen desde lo más profundo de mi alma. Cierto, quizás no buscan sorprender a base de estridentes astracanadas sino a base de convencer post a post…pero reflejan fielmente mi visión ( y diría que la de Esther, también ) más íntima y personal. Así concibo yo la humanidad en los tratos personales y familiares, así concibo yo el reto fotográfico de conseguir rizar el rizo de intentar lo más difícil todavía, unificar lo personal con lo comercial rozando la excelencia, si es posible. De momento no me motivan especialmente planteamientos mas alternativos, no por que no sepa hacerlos, sencillamente no me lo pide el cuerpo, ya me siento realizado con volcar mi personalidad y conocimiento fotográfico en los encargos a particulares e intentar hacerlo cada día mucho mejor en esta línea.

Ya lo he dicho otras veces. Mi referente, precisamente, no son otros fotógrafos, sino cineastas como Billy Wilder, Steven Spielberg, Cristopher Nolan, Michael Mann o los estudios Pixar. Todos éstos se merecen mi mayor respeto por conseguir precisamente lo que yo creo más difícil de todo : conjugar una visión personal, a veces arriesgada, otras no tanto, pero única y particular, con cierto reconocimiento comercial.

¿ Y qué pues ? ¿ Se es menos fotógrafo por pensar así ?

SHARE
COMMENTS

Javier, gracias por tus palabras,creo que tienes mucha razón!
Joan, has dado en el clavo, no podías expresar mejor lo que pienso.!!! 🙂

Tu reflexion Natan esta llena de matices y refleja como no muchas facetas de la vida. Es cierto que habitualmente se vincula en los artistas dos caras, la comercial (aquello que funciona y da beneficios sin excesivo riesgo) y la personal, (aquello que uno realmente desea hacer como vision personal aunque no sea de gusto mayoritario). Cuantas veces no hemos oido que determinado cineasta hace peliculas para “hacer caja” o las que realmente le interesan a nivel artistico. Creo que el sentido de tu reflexion es si no se pueden aunar ambas cosas. Yo creo que si se puede y tu das un ejemplo que lo ilustra, como por ejemplo PIXAR, exito comercial y innovacion visual a raudales en un mismo producto. Yo creo que muchas veces el problema radica en que lo comercial, entendido como masivo tiene muy mala prensa. Y lo digo por muchos criticos, por ejemplo musicales que se vanaglorian de los grupos cuando son nuevos y desconocidos pero que en el momento en que se transforman en masivos automaticamente empiezan a ser criticados. Como si la calidad de un producto dependiera de forma inversamente proporcional al numero de personas que son capaces de apreciarlo.
En absoluto, quien consigue aunar ambos conceptos, gusto masivo con un sello personal y innovacion puede considerarse un artista totalmente afortunado. Saludos y felicidades por tu excelente trabajo.

Yo creo que muchas veces lo personal y lo profesional está separado por una línea muy fina. ¿Acaso en un encargo por el que nos pagan no estamos poniendo nuestro toque personal? Vale que quizás es algo que no nos guste especialmente fotografiar, y que nos han contratado para ello pagando una suma por nuestro trabajo, pero aún así, detrás de eso, se esconde nuestro toque personal. ¿Por qué nosotros, y no otro? Por nuestro toque personal, por nuestra visión personal, por nosotros mismos… Indpendientemente de que tras lo personal pueda haber o no cierto aspecto profesional, creo que en el profesional, también hay algo de lo personal, por eso las diferencias entre unos y otros. No todos hacemos lo profesional del mismo modo, porque no todos somos iguales en lo personal. Abrazos!!

Muchas gracias por tu opinión, Fernando, sólo quiero incidir en que estoy hablando de los que insisten en contraponer Comercial vs Personal, entendiendo por Comercial aquello que no es minoritario o tan radical en su concepto y que por tanto puede gustar más a varias personas, independientemente de quien paga o no dicha expresión artística, por eso respeto tanto a los que a menudo consiguen aunar las dos cosas…en este sentido no veo equivalente el vocablo Profesional a Comercial como tú haces en tu comentario, son dos cosas distintas, por eso creo importante el matiz.
De nuevo, gracias por participar y por tu planteamiento.

Interesante reflexión, pero distinguir entre profesional y personal, yo lo concibo desde otro punto de vista. Profesional, todo aquello relacionado con la fotografía que me aporta unos ingresos económicos (da igual qué sea fotografiado), y personal todos aquellos proyectos fotográficos que no parten de ningún encargo de cliente, donde no estas sujeto más que a tus propias reglas, seguramente, es el laboratorio donde crearás nuevas ideas y formas de ver la fotografía, con total libertad para experimentar y descubrir nuevas formas de mirar. Pero, esta es mi humilde opinión.