La mejor regla para capturar un momento especial es saber cómo anticiparse al mismo…nadie es tan rápido para estar en todas partes siempre listo para disparar.

.
The best rule to catch a special moment is know how anticipate this,
nobody is so quickly and it’s impossible to stay at every places always ready to shoot.

Igual que para cazar una mosca, en fotografía natural la clave es la anticipación. Bien sea para capturar un tenista haciendo un saque, un bailarín en el aire, un futbolista cabeceando o un momento especial en una boda…los buenos momentos son fugaces y uno no puede estar siempre casualmente frente a ellos por muy ágil que seas…hay que anticiparse y cazarlos al vuelo.

Este caso es una buena muestra de ello.

Por lo general estoy cerca de la novia, buscando la emoción de los últimos momentos del padre antes de dejarla en el altar. Pero en esta boda percibí en casa del novio unos sentimientos especiales con su madre e intuí que algo interesante podría pasar, por lo que excepcionalmente me quedé en el altar esperando alguna sentida reacción y ¡Voilá!, la madre, al ver como su hijo se emocionaba cuando veía llegar a su pareja en la distancia, saltó espontáneamente a sus brazos y le hizo un profundo abrazo….¡CLICK! ¡ Ya tenía la foto que estaba buscando !

Nuevamente mi instinto fruto de la experiencia llevó a anticiparme, pues por mucho que desde la distancia hubiera visto la escena y corriendo quisiera captarla ya se habría desvanecido la magia, o si hubiera querido captarla con un teleobjetivo sería imposible que nos involucrara tanto en la acción como tan cerca con el angular y, por último, tampoco en un solo encuadre entenderíamos tan bien toda la historia.

De una cosa estoy seguro : conforme pase el tiempo, ésta fotografía irá aumentado su valor para la pareja por encima de muchas otras del mismo álbum, por muy hermosas y bien compuestas que estén.

Una boda está repleta de buenos momentos. Un fotógrafo puede ser muy rápido, hacer miles de fotografías, y aún así no capturar ninguno de éstos si no sabe anticiparse e intuir por donde van a surgir los diferentes momentos únicos y especiales que querremos recordar toda la vida.

A menudo esa y no otra puede significar la diferencia entre un buen reportaje fotográfico y uno excelente.

 

Si quieres ver el primer artículo de esta serie : clica aquí.

———————————————————————————-

Gracias por seguir nuestro blog.

Hasta pronto, nos vemos por aquí.

SHARE
COMMENTS

Sin duda un gran concepto. Saludos

Seguro, me anticiparé a la suerte seguido…

No sólo hay que ser rápido con el dedo en el disparador, sino tanto, o más, con la cabeza. Magníficas reflexiones, Natan. Abrazos!!!

Cierto, Jesús, como dijo aquel, “la suerte te debe pillar trabajando”

La casualidad no existe. Todo comienza con no bajar la cámara, ser testigo mudo e imaginar lo que puede ocurrir. Gran foto Natan.

Tu instinto nuevamente te llevo por buen camino. Es evidente que anticiparse es imprescindible si lo que se pretende es fotografiar las emociones. Supongo que el fotografo puede adoptar en una boda un papel no excesivamente intervencionista intentando pasar desapercibido para dejar que todo ocurra de forma natural o bien un papel mucho mas intervencionista y planificador de las escenas. En el primer caso la intuicion, experiencia e instinto se convierten en algo esencial..y que hay que estar “al loro” en todo momento. Como la formula 1. Estoy de acuerdo contigo que con el tiempo es posible que las fotografias que acaban teniendo mas valor son las que en su composición consiguen reflejar no solo una belleza estetica sino tambien transmiten las emociones de quienes son los protagonistas. Aunar ambos factores es un reto y cuando se consigue supongo proporciona una gran satisfaccion como el caso de la fotografia con que ilustras tu articulo. Conjuntar tecnica y emocion es probablemente el objetivo final en el trabajo de todo artista, sea musico, pintor, o fotografo. Felicidades por tu articulo Natan.

Esto es justo lo que diferencia a los buenos fotógrafos de los fotógrafos mediocres, o por lo menos una de las diferencias.